Blog

¡Las plantas de tomate y tabaco gritan cuando sufren!

Recientes estudios hechos en plantas de tomate y tabaco por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, llegaron a la conclusión que al igual que los animales, las plantas también son capaces de manifestarse a través de sonidos cuando están estresadas o sufriendo.

Estas manifestaciones son en realidad ultrasonidos que pueden ser detectados a varios metros de distancia por otras plantas u animales para informar su estado. Pero no pueden ser percibidos por el oído humano.

Además de este descubrimiento, los científicos también concluyeron que se puede diferenciar qué está padeciendo cada planta por el tipo de sonido que emite, es decir, que pudieron diferenciar los sonidos que emitían las plantas secas, de las plantas cortadas y de las plantas sanas.

Itzhak Khait, director de ensayo del equipo investigador, comentó que pusieron micrófonos especiales, capaces de detectar frecuencias ultrasónicas, a 10 centímetros de las plantas de tomate y tabaco. Después de ello, empezaron a dejar de regarlas y también cortaron los tallos de algunas plantas para conocer sus reacciones.

Los resultados del experimento mostraron que las plantas sanas emitían frecuencias en un rango de 20 a 150 kilohercios y estos sonidos eran muy puntuales percibiéndose al menos uno por cada hora. En cambio, las plantas de tabaco cortadas emitieron cerca de 15 sonidos en una hora y las de tomate, llegaron a los 25 sonidos por hora.

Después de esto, dejaron de regar a las plantas por un periodo de 10 días obteniendo un resultado de 11 gritos hechos por las plantas de tabaco, en cada hora, y 35 gritos hechos por las plantas de tomate en el mismo periodo de tiempo.

Al final, Khait y su equipo llegaron a la conclusión de que los sonidos producidos por las plantas, bajo estrés, tienen un significado específico. Llegando a comprobar, al reproducir las grabaciones, como los gritos bajaban su intensidad y frecuencia para expresar sequedad o daño físico, según sea el caso.

Para los científicos, el proceso de “cavitación” es el encargado de producir los sonidos ya que cuando el agua viaja por los tubos de xilema de las plantas, va formando burbujas de aire que luego explotan y generan pequeñas vibraciones que pueden ser escuchadas por otras plantas e incluso algunos animales como los ratones o murciélagos.

Para los científicos, este descubrimiento es una gran oportunidad para monitorear adecuadamente el estado del agua de los cultivos. Ayudando a realizar riegos más precisos que reducirían hasta en 50% el gasto de agua e incluso aumentarían el rendimiento de los cultivos. Un hecho, muy importante en estos tiempos de cambio climático que ya está produciendo importantes sequías en el mundo.

Desarrollado por: